Banner Superior

header ads

Oleadas de ovnis y luces populares en verano ¿coincidencia o causalidad?



Hace unos pocos años, desde el equipo de Canarias Misterio hemos observado que, el reporte de casos y testimonios con encuentros con esferas luminosas y objetos voladores de índole desconocida, aumentan considerablemente en las épocas festivas de verano. Este año no ha sido una excepción, y hemos recibido de parte de amigos y seguidores del blog multitud de casos y reportes, tanto nuevos como viejos conocidos por la época. 


Entre ellos, se ha mostrado realmente vivo el fenómeno de luces por los barrancos del norte de la isla, esferas lumínicas que, como guardianes de nuestros montes, varan por sus verticales paredes cada verano a ojos del oportuno testigo que los presencia. En este nutrido abanico de fenomenología tan diversa, se dan de la mano cultura, tradición, leyendas y la "ciencia de lo imposible" en la búsqueda de respuestas a dichos acontecimientos. Ya tiempo a, nuestros antepasados aborígenes eran testigos de fenómenos que bien se podrían calificar como calcos exactos de los testimonios actuales, y lo reflejaban en su religión, dotándoles de espiritualidad y reflejándolo en pintadas en cuevas y paredes, adjudicándoles el papel de entidades guardianes de las tierras canarias.


No sólo éste fenómeno es atribuido a entidades que ejerzan de eternos vigilantes, ya que las creencias paranormales también aparecen en la casuística, dando como punto de origen de éstos fenómenos lumínicos la creencia de tratarse de almas perdidas, espíritus de fallecidos en accidentes o de forma antinatural, que vagan por los barrancos y sus cielos en búsqueda de auxilio y respuestas, como ocurre con algunas creencias de testimonios en algunas vertientes del barranco de Ayagaures o el de Guiniguada.

Todo ello se fusiona con el siempre presente fenómeno ovni en las islas Canarias, icono imperecedero del misterio del archipiélago, y que cada estación estival toma protagonismo en forma de nuevos testigos que son protagonistas sin quererlo de diversos acontecimientos de esferas y objetos extraños en nuestros cielos. ¿Es una casualidad la coincidencia del aumento de casos de éste tipo en verano, o es la causalidad de algo mas?


El verano y su carácter festivo es acompañado como cada año, por fiestas, vacaciones, reuniones familiares y esos pequeños y merecidos paréntesis que la mayoría puede obsequiarse para abstraerse de la cotidiana rutina diaria. Quizás es por ello, que en el disfrute de ese tiempo de auto dedicación y relajación, el ser humano se vea aún más tentado a mirar a su alrededor, hacia las estrellas, ´bien empujado por la mejora climática de la época para observar la bóveda celeste, bien por pasar mas tiempo al aire libre gracias a un clima mas propenso a ello, o bien porque el poseer mas tiempo de ocio, hace que multitud de gente alce la vista y tenga mas oportunidades de disfrutar de las bellezas visuales que nos otorga nuestro universo, y, en ocasiones, de pistas que indiquen que hay algo mas allá. Esto explicaría el porqué en periodo vacacional de verano, los avistamientos aumentan de forma considerable, pero no da una respuesta a porque cada año el número de reportes aumenta considerablemente con respecto a datos estadísticos de años anteriores.

Nuestra pregunta al lector es; ¿Es este aumento de fenómenos una simple casualidad, o es una echo con una causalidad definida y aún sin conocer? La respuesta, sólo el tiempo la conoce...


Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Pero ninguna foto...yo sigo a Vicente Fuentes, no se si le conocen pero se los recomiendo.

    ResponderEliminar
  2. si lo conocemos, gran investigador (sobre todo en éstos casos) y excelente persona, así que es una gran recomendación!
    De dicha oleada poseemos un vídeo de un testigo directo, y estamos a falta de que nos de su consentimiento para poderlo compartir. Llegado el momento seréis los primeros en disfrutar de él y poderlo comentar. Un saludo!

    ResponderEliminar